Ahorro con las pequeñas cosas

Cada día que salimos a la calle gastamos algo de dinero: compramos pequeñas cosas, normalmente alimentación, que cuestan muy poco dinero (un euro, dos, tres…) o vemos una camiseta que nos encanta y nos hacemos con ella, a pesar de tener el armario lleno. Nos gusta, ¿porqué no íbamos a comprarlo? El minimalismo consiste en dejar de desear ciertas cosas, objetos que no necesitamos y que la sociedad nos hace creer que sí, pero, ¿realmente necesitas esos pantalones cuando tienes siete en el armario? ¿Vas a comprarte ese croissant por hambre o por gula? Al principio, y cuando no lo has experimentado, suena todo muy raro, pero realmente todos esos objetos extras nos crean un estrés emocional y nos alejan de la libertad (ver entrada anterior).

Intenta pensar en lo que compraste la semana pasada que podrias haber ahorrado perfectamente: cafés, pequeñas comidas, quizás alguna prenda que viste y te gustó (pero no necesitabas). Aún mejor, hoy es martes: haz vida normal toda esta semana y guarda los tiquets de compra. Domingo sácalos y sepáralos en dos montones: los de compra de la comida de la casa, facturas y cosas importantes en uno, y pon en el otro montón todo lo que has comprado extra y suma. Seguro que te sorprendes de la cantidad que gastas en esas pequeñas cosas y no eres consciente, ¡no parecía tanto dinero!

En las últimas dos semanas he ahorrado 70€ evitando comprar croissants y cafés en bares, caminar a sitios cercanos en lugar de ir en coche, y picoteos por gula. Además, me ha servido para mejorar mi alimentación, substituyéndolos por fruta o bocatas (a la vez más barato). ¡Espero que lo pongáis en práctica y os sea útil!

Acumular objetos a los que no damos uso

Abro el armario y me encuentro con un montón de objetos que hace años que no utilizo. Los moví de otro armario para tirarlos en algún momento, pero siempre acabo pensando que algún día les daré uso, y allí han seguido durante bastante tiempo. Una parte de estos objetos era ropa: la mayoría ya no me gustaba y la eliminé del armario general, otra me iba pequeña. ¿Y porqué no la tiré? Estos últimos días me he dedicado a tirar todo eso: si lleva años allí, probablemente no lo vaya a usar en los siguientes. Así que he conseguido un buen hueco en el armario, dentro de poco me sobraran muebles. También he conseguido deshacerme de un pianito que compré por Internet hace ya bastantes años. ¡Nunca lo llegué a usar! Cómo era bastante cutre y ya tiene años, venderlo on-line de segunda mano no me salía a cuenta, entre el transporte y lo poco que iba a sacar. Tengo un amigo que quería empezar a tocar el piano, y le dije que si le interesaba por una miseria. Al final, con tal de sacármelo de encima, lo que he hecho ha sido dárselo a cambio de que me invite a cenar.

A veces cuesta deshacerse de las cosas, pero tenemos que darnos cuenta de que si no lo hemos usado en años, es muy poco probable que le vayamos a dar uso en los siguientes. Os animo a que os os deshagáis de algún objeto que lleva más de un año acumulado.

Reducción de objetos materiales

Estoy en una época en la que estoy intentando reducir la cantidad de objetos materiales que tengo: podría decir que casi un 90% no los uso, y eso nos pasa a casi todos. Uno de los consejos de volverse minimalista es poner una etiqueta en todas las cosas que tenemos y quitarla una vez usemos el objeto. Después de 3 meses, podemos eliminar todo lo que aún tiene una etiqueta pegada. No voy a hacer este sistema ya que sólo me hace falta abrir el armario para saber lo que lleva ahí meses e incluso años abandonado.

Empecé por el armario, el que tiene una mezcla de libros viejos, libretas, cajas y objetos varios. Tenía un montón de ropa amontonada que ya había trasladado del armario de la ropa porque no la usaba o me había quedado pequeña, así que la metí en bolsas y la di o tiré. Con eso vacíe una estantería y media de las cuatro que tiene.

Mi gran pesadilla está siendo el ya nombrado armario de la ropa: no se como he podido acumular tanta ropa en los últimos años. A pesar de ser mujer, nunca he sido muy fanática de la moda y siempre he tirado más hacia la practicabilidad: repito tejanos varios días a la semana y siempre acabo poniéndome las mismas 4 camisetas. Incluso así, tengo dos armarios llenos. Como ya he dicho, hace unos meses ya retiré un poco de ropa, pero esta semana me propongo vaciar un tanto más. Tampoco voy a hacerlo todo a la vez, hay que tomárselo con calma y paciencia.

Mini-misión: la tecnología ha acaparado nuestras vidas desde hace unos cuantos años y seguro que muchos seguís teniendo un despertador/reloj en la mesita de noche al que ya no dais uso desde que os comprásteis el móvil. Si usáis el último como despertador y reloj, pensad en si vale la pena tener un despertador ocupando sitio y cogiendo polvo.

Minimalismo y alimentación

Como ya dijimos en entradas anteriores, la simplicty no sólo hace referencia a objetos materiales como ropa o tecnología: una aplicación importante de este estilo de vida es en la alimentación. Las ideas principales en este caso serian la autosuficiencia, que sea saludable y bueno con el medio ambiente.

Viviendo en grandes ciudades como hacemos la mayoría, es difícil tener un terreno donde poder plantar verduras y hortalizas, pero si que podemos aumentar la cantidad en nuestra dieta y comprar en comercios locales en lugar de en centros comerciales. Estoy haciendo esta entrada hoy porque siempre he sido de comer mucho azúcar y picar mucho entre horas. Solía desayunar café con pastas o galletas y esta mañana me he levantado y he decidido hacer un cambio para empezar el día con buen pie: he elegido desayunar un yogur (podemos hacerlos caseros) y una tostada grande con tomate, aceite, ajo y una loncha de jamón dulce por encima. No le he puesto sal para dar todavía un paso más en mi camino hacia la comida sana. He comido un poquito menos que de costumbre, más saludable, y ahora me siento mejor conmigo misma. Otra cosa a la hora de hacer la comida es mirar en la nevera y en la despensa que comida tenemos comenzada y caduca antes. Seguro que podemos hacer platos riquísimos con un poco de imaginación, y así evitar tirar comida.

Hábitos diarios

En el blog Zenhabits han escrito una entrada muy interesante sobre los hábitos: porqué son buenos y como introducirlos en nuestra vida. Un hábito es algo que hemos aprendido y hemos pasado a hacer regularmente. Los humanos somos animales de hábitos, cuando nos acostumbramos a hacer algo repetidamente pasa a ser mecánico y cada vez nos cuesta menos hacerlo, hasta llegar al punto de que si no lo realizamos lo notamos. La introducción de hábitos en nuestra vida puede ser muy beneficioso, y en Zenhabits nos dan cuatro puntos muy sencillos para conseguir sacar lo mejor de ellos:

Hábito 1: Empezar con lo mínimo

Pondremos por ejemplo que queremos empezar a hacer un poco de ejercicio: todos conocemos la historia de apuntarse al gimnasio y solo ir dos días. Si pretendemos hacer mucho más de lo que estamos acostumbrados de repente, lo único que vamos a hacer es cansarnos y dejar de hacerlo. Lo que hay que hacer, aunque parezca ridículo, es empezar con lo mínimo, como por ejemplo, correr un minuto al día. Eso es algo que todo el mundo puede hacer, y a medida que vayan pasando los días, el hábito ser irá interiorizando y una vez forme parte de nuestra vida diaria podremos ir aumentando los minutos. Podemos aplicarlo a cualquier hábito que queramos empezar: beber un vaso más de agua al día, escribir unas líneas, etcétera.

Hábito 2: Ser consciente de los pensamientos negativos

Nuestra mente parece que esté en nuestra en contra, y si queremos ejercitar para bajar de peso nos dirá cosas del tipo “como has trabajado tanto, te mereces un helado de recompensa,” si queremos dejar de fumar “un cigarro al día tampoco es tan malo” y muchas más cosas del estilo. Tenemos que centrarnos en estos pensamientos negativos, pensar si realmente son lógicos, si después del esfuerzo que estamos haciendo son realmente una recompensa o no.

Hábito 3: Saborear el hábito

Este punto nos dice básicamente que disfrutemos del hábito. Para esto, va muy bien centrarnos solamente en el hábito: si estamos comiendo, apaga la televisión, no tengas distracciones: céntrate en los alimentos del plato y saborea cada uno de los bocados.  Si escribes, quita cualquier distracción de tu alrededor como exploradores de Internet, música, pon el modo a pantalla completa y observa solo la hoja en blanco que tienes en frente, piensa lo que quieres comunicar, cómo quieres decirlo, disfruta de la escritura.

Hábito 4: Ten un plan para cuando no cumplamos el hábito

Puede ser que un día no podamos realizar nuestro nuevo hábito por diversos motivos, pero no podemos dejar que eso se alargue. No realizarlo un dia romperá completamente todo nuestro trabajo y es posible que nos cueste mucho retomarlo. Para ello, imponte un pequeño castigo para cuando no realices tu hábito, y ves doblando la cantidad por cada día que pasa. En Zenhabits nos ponen como ejemplo prometerlo a tu pareja 2,5€ por el día que no realices tu tarea, si tampoco lo cumples en el segundo pasas a darle 5€, y asi succesivamente.

Para empezar, nos proponen un reto: elegir un nuevo hábito que sea muy fácil e introducirlo en nuestra vida. De esta manera aprenderemos y podremos aplicarlo más adelante a casos mayores en un futuro. Mi reto será comer una fruta o verdura más al dia. Espero que os sirvan estos puntos y encontréis algún hábito beneficioso para vuestra vida.

Internet y el tiempo

A veces tenemos algún problema que no sabemos cómo resolver. Lo detectamos, nos concienciamos de que eso falla en nuestra vida, pero estamos tan acostumbrados a ello que nos implica un esfuerzo horroroso cambiar ese hábito. Mi cruz en ese aspecto es/era Internet. Nacida en 1986, crecí a la par con las tecnologías, y a medida que entré en la juventud, Internet lo hizo en mi casa. Siempre estuve interesada y mi hermano quiso dedicarse a la informática, así que era casi obligatorio que cayera en la red. En la juventud sabía más de ordenadores y me movía mucho mejor por Internet que todos mis compañeros de clase, incluso los que se creían que sabían más que nadie. Me sirvió de mucho y aprendí, eso sin duda, pero llegó un punto en que todo lo siguiente sería cuesta abajo. Empecé a pasar todo mi tiempo libre delante del ordenador, y ese hábito ha permanecido inmóvil hasta pasados los veinte.

En mi caso, lo primero que he decido hacer para simplificar mi vida ha sido reducir las horas que paso en el ordenador. Lo enciendo nada más levantarme y me paso la mayor parte del día sentada delante de la pantalla, y como nos pasa a muchos, la mayoría del tiempo no hacemos nada de provecho. Así que voy a empezar a quitar horas del mediodía y de la tarde. Al levantarse está bien mirar el correo, ponernos al día de las noticias y visitar un par de webs, y después de todo esto, apagaré el ordenador y me iré a hacer otras cosas, no será por falta de faena. Poco a poco iré reduciendo más el tiempo que paso en el ordenador, e invertiré el tiempo ganado en leer, una de mis grandes aficiones, escribir, estudiar un poco más, hacer tareas de la casa y relacionarme más con los amigos.

La segundo cosa que he decidido hacer (de hecho lo hice hace ya unos meses) que entraría dentro de esta categoría de Internet ha sido desactivar mi cuenta de Facebook. Entraba por inercia y me aburría, y después de mucho meditar llegué a la conclusión que no me era útil, que no valía la pena el tiempo que invertía en ello. Ahora tengo un poco más de tiempo para otras cosas, no lo echo nada de menos ya que me aportaba absolutamente cero, y si quiero saber algo de mis amigos, contacto con ellos de otras maneras más personales.

Comienzo

Bienvenidos a todos,

el minimalismo y la simplicidad son unos estilos de vida que se basan en el famoso “menos es más”, pero a pesar de lo que pueda parecer, no sólo se basa en la parte material. Además de reducir la cantidad de objetos que tenemos, también juegan una parte importante la salud, la economía, la família o el trabajo. La vida simple consiste en deshacernos de todo lo innecesario que nos quita tiempo para dedicarnos a lo que es más importante para nosotros. Alomejor ahora no sabes que pueden ser esas cosas, pero todo necesita su tiempo. Como la mayoría de información sobre el tema está en inglés, decidí empezar este blog, en el que iré narrando mi experiencia en esta aventura, que es un cambio de vida, e ir informando de novedades.